Retracción de encías y 11 remedios caseros para arreglarlas

La retracción de encías, o recesión gingival, es una retracción de las encías de la corona de los dientes. Es una enfermedad progresiva que puede comenzar tempranamente como en la niñez o la adolescencia y que empeora gradualmente a lo largo de los años. En el momento en que se hace evidente, generalmente después de la edad de 40 años, las raíces de los dientes pueden haber quedado expuestas.Sigue leyendo para conocer algunos remedios naturales para prevenir la retracción de encías y cómo arreglarlas.

Causas de la retracción de encías

Las raíces de los dientes se acoplan en sus cuencas individuales en el hueso de la mandíbula. Pero el tejido de las encías que cubre los huesos de la mandíbula y la base de las coronas, desempeñan un papel en mantener los dientes en posición y mantenerlos estables.

Leer Tambien  ¿Sabes qué intenta decirte tu perro?, Aquí te ayudamos a identificar que puede estar diciendo tu perro
as abrazan a cada diente en un punto un poco por encima de su cuello – donde la corona del diente se encuentra con la raíz. Esto protege la parte inferior del diente de la exposición a los materiales alimenticios y patógenos.

La separación de los márgenes de la encía de los dientes es la primera etapa de la recesión.

Veamos cómo sucede eso.

Las bacterias en la boca invariablemente forman la placa, una película pegajosa en los dientes. Puedes eliminar estas bacterias mediante el cepillado y el uso del hilo dental, pero si no se eliminan periódicamente, preferiblemente una vez cada 12 horas, la placa puede endurecerse y se forma un tártaro, un depósito calcáreo duro, blanco amarillento.

La acumulación de placa y sarro en los márgenes de las encías causa su separación de los dientes. Esto, a su vez, facilita, incluso más, la formación de tártaro dental en el espacio entre los dientes y las encías.

La retracción de encías se asocia generalmente con mala higiene dental ya que la enfermedad de las encías es la causa más común de esta condición. Pero incluso si te cepillas los dientes religiosamente todas las mañanas y las noches y utilizas hilo dental para limpiarlos, todavía podrías tener una retracción de encías.

De hecho, las medidas de higiene demasiado agresivas como el cepillado vigoroso y el uso del hilo dental pueden ser igualmente responsables de la inflamación de las encías, que agrava la recesión gingival.

Algunos de los otros factores de riesgo para la retracción de las encías son fumar y el consumo de tabaco, el sangrado de las encías como en el escorbuto debido a la deficiencia de vitamina C, el daño al esmalte de los dientes que provoca el reflujo ácido o el vómito autoinducido, y el tratamiento de ortodoncia que implica el reposicionamiento de los dientes.

La retracción de encías es a menudo ignorada porque al principio no causa ningún problema. La mayoría de las veces, sólo se le presta atención al momento que empieza a afectar la estética o causa otros problemas como sensibilidad a alimentos calientes, fríos o ácidos, abscesos en la encía y movilidad de los dientes.

Si se deja desatendido, puede incluso conducir a la pérdida prematura de los dientes.

Síntomas de retracción de encías

Si tienes cualquiera de los siguientes síntomas de retracción de encías, vale la pena tomar medidas correctivas tan pronto como sea posible:

  • Dientes más largos – Esto es difícil de notar ya que los cambios son graduales, pero se puede comparar la longitud actual con fotos antiguas.
  • Cambio de color en la línea de las encías – Puedes notar que la corona del diente y la raíz expuesta pueden estar en diferentes tonos.
  • Encías inflamadas – Tus encías están rojas e hinchadas, especialmente a lo largo de los márgenes.
  • Sangrado de las encías – Las encías pueden sangrar al cepillarse los dientes o morder las manzanas u otros alimentos duros.
  • Sensibilidad al alimento – Puedes tener un dolor agudo al consumir alimentos y bebidas, calientes, frías, dulces o ácidas.
  • Dientes temblorosos – Puedes sentir que tus dientes se mueven ligeramente.

11 remedios caseros para arreglar la retracción de encías

En las primeras etapas de la retracción de encías, la eliminación de la placa y el sarro, junto con minuciosas, pero ligeras, medidas de higiene dental ayudarán a controlar la condición. Sin embargo, los casos avanzados a menudo requieren procedimientos quirúrgicos como el injerto gingival.

Aquí están algunos remedios caseros eficaces que puedes intentar independientemente de qué tan severa sea la condición.

1. Milenrama

La milenrama es comúnmente llamada hierba de las heridas, milhojas, cientoenrama, flor de pluma, hierba del carpintero. El jugo de sus hojas y tallo puede detener el sangrado. Muchas tribus norteamericanas mastican las hojas como un remedio para el dolor de muelas, así como una serie de otras dolencias. Los efectos anticoagulantes, antiinflamatorios y analgésicos de la milenrama pueden ayudar con la retracción de las encías en cualquier etapa.

La forma más sencilla de utilizar la milenrama es masticar las hojas y tallos si tienes acceso a una fuente fresca. Machaca las hojas o muélelas para formar una pasta y utilizarla para masajes de encía.

También puede hacer un té de milenrama para hacer gárgaras. Vierte agua hirviendo sobre un puñado de flores frescas de la milenrama o 1-2 cucharadas de esta hierba seca y deja remojando durante 15-20 minutos. Cuela y bebe cuando el té se haya enfriado.

Este té antiséptico puede mejorar la higiene oral en general y remediar una serie de problemas, incluyendo la enfermedad de las encías y las infecciones de garganta.

Si no quieres probar con la hierba, puedes utilizar el aceite esencial de milenrama. Este aceite de color azul es muy potente, por lo que puedes mezclar unas cuantas gotas de aceite de coco u otro aceite portador antes de usarlo como una pintura para la encía.

“Si este enlace fue de vital Importancia para ti Compartelo con tu amisgos y Familiares ellos estaran muy agrdecidos y Gracias por leer nuestros artículos”